Pensamiento convergente y pensamiento divergente: ¿cómo aplicarlos en el trabajo?